Ajiaco

Estados Unidos: Pavorosa violencia escolar

Escrito por  Nicanor León Cotayo cubasi.cu Todavía repercute el caso de la estudiante que un policía lanzó al piso en una escuela de Carolina del Sur. Minutos después comenzaron a […]

Escrito por  Nicanor León Cotayo

cubasi.cu

Todavía repercute el caso de la estudiante que un policía lanzó al piso en una escuela de Carolina del Sur.

Minutos después comenzaron a circular por las redes sociales tres videos que revelaron lo sucedido.

Una muchacha negra de 16 años de edad rechazó entregar a su profesora el teléfono móvil desde el que enviaba textos a sus amistades.

Luego no aceptó salir del aula y la educadora lo informó a la dirección y esta, a su vez, pidió ayuda a la policía.

Fue entonces cuando la victima solicitó a sus compañeras que prendieran sus teléfonos y filmaran la siguiente escena.

La narró este martes un periodista del Nuevo Herald, Sergio Muñoz Bata.

Un integrante del cuerpo represivo dijo a la estudiante que saliera del salón, pero ante su negativa se le aproximó para sacarla a la fuerza.

En uno de los tres videos, escribe Muñoz, se aprecia cuando al empezar la discusión entre ambos, la adolescente intentó darle un golpe al uniformado.

Sin esperar más, agregó, el policía “tiró a la muchacha al suelo con su pupitre, y se la llevó arrastrándola por todo el salón”.

Ahora lo acontecido es valorado desde dos ópticas distintas: una lo inscribe como un hecho racista y la otra al estilo de un abuso policial más.

Según estadísticas, el 59 por ciento de los estudiantes en aquel territorio son negros y el 26 por ciento blancos, mientras los suspendidos debido a indisciplinas llegan al 77 por ciento.

Padres de los primeros alegan que el trato no es igual, los castigan excesivamente de manera arbitraria “por el color de su piel”.

Otros se atreven a opinar que fue la muchacha quien provocó el incidente, en tanto el policía solo cumplió con su deber.

Curiosamente, alertó Muñoz Bata, la muchacha protagonista del escándalo “tenía en su escuela fama de discreta”.

Lo demuestra, indicó, que luego del atropello sufrido unos 100 estudiantes blancos y negros efectuaron una manifestación para exigir su vuelta al plantel.

En dirección contraria, el agente que actuó de esa manera brutal  ha sido demandado dos veces por acusaciones de conducta “abusiva”.

La pregunta más incómoda aún sin respuesta: ¿por qué tiene que entrometerse la policía para resolver un asunto menor de indisciplina en un aula?

Expertos contestan que, a pesar de su justificada fama represiva, la reclaman maestros, autoridades escolares y hasta padres.

Su desesperada intención es tratar de aliviar los tiroteos, el tráfico de drogas y las tensiones entre las pandillas en los recintos escolares.

No en balde, ya son 14 000 los oficiales policíacos asignados para controlar la situación en esas instituciones públicas, aunque ello ha creado otro problema.

Un desacato por indisciplina  llevaba a una reprimenda escrita en el expediente, hoy deja una marca en la vida de estudiantes clasificados como criminales.

Muñoz Bata fijó su posición al final, “yo creo firmemente que la policía solo debe intervenir en las escuelas para prevenir actos criminales, no en función de  resolver problemas disciplinarios menores.

Sin embargo, lo impide la existencia de una sociedad cada vez más sutilmente represiva.

Acerca de jmanuelr

Universidad de Sancti Spíritus ¨José Martí Pérez¨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *