Cuba

Mi barrio y el “Laboratorio”.

Por: DrC. Carlos M. García Valdés. http://escssp.cubava.cu/2016/05/11/mi-barrio-y-el-laboratorio/ Hace unos días en el puesto de viandas de mi cuadra, ante una decisión administrativa que le incomodaba le escuché a un joven […]

Por: DrC. Carlos M. García Valdés.
http://escssp.cubava.cu/2016/05/11/mi-barrio-y-el-laboratorio/

Hace unos días en el puesto de viandas de mi cuadra, ante una decisión administrativa que le incomodaba le escuché a un joven negro decir “esto no sucede en el capitalismo”. Evidentemente no sabía lo que estaba diciendo y fue lo que más o menos le contesté, pero también es cierto que después de la visita del Presidente de los Estados Unidos, el término “capitalismo” se escucha más a menudo y desafortunadamente no desde una óptica crítica.

Por supuesto el muchacho, como otros cubanos no conoce que es el capitalismo.  El Presidente del imperio, sus asesores y los servicios de inteligencia de esa nación comprenden eso, y promueven la confusión en defensa de un sistema desgastado y brutal.

Pero eso es solo una parte del asunto porque en realidad no solo el señor de la White House y sus servidores tratan con sus nuevos medios de subvertir el sistema socio económico y político de Cuba. También hay cubanos, que no por minoría debemos subestimar, están tratando de hacer lo mismo aprovechándose de las oportunidades que brindan las nuevas formas y tecnologías de la comunicación.

Casi todos los días cuando regreso del trabajo veo al joven, que es estudiante y miembro de una familia honrada integrada por trabajadores estatales y no estatales y un jubilado por cierto, muy anciano que si conoció y sufrió en carne propia el capitalismo, Vengo pensando en muchas de esas ideas controvertidas que he leído, y cuando entro en el barrio ya me doy cuenta que algunos de los conceptos  economicistas, “politicistas”, ambiguos, y veleidosos que manejan algunos compatriotas no tienen que ver nada con las costumbres, las necesidades, intereses, sueños y aspiraciones de los habitantes de mi barrio.

Cuando hablo de barrio estoy pensando en el pueblo cubano, por supuesto haciendo abstracción de la multiplicidad de diferencias materiales, sociales, culturales, étnicas, institucionales, etc, que singularizan los muchos terruños de este bello país, porque a nivel de esencialidad y a pequeña escala en mi barrio están representados los diferentes sectores de propiedad, los problemas, las aspiraciones, insatisfacciones y demandas semejantes al cubano promedio.

veiga-300x168   El señor Veiga tiene mucho que decir a TV Martí

Mi barrio, la gente, es la realidad, y otra cosas son ciertos proyectos que se cuecen en determinados medíos intelectuales. Por ejemplo entre las últimas joyas de la imaginación  está algo así como el programa de una agrupación de intelectuales “Cuba posible” (Laboratorio de Ideas) En su página de Internet se pueden leer varios trabajos, algunos de ellos con algo de sustancia y posibilidades para el franco intercambio de ideas, pero otros francamente deleznables.
Una de estas preseas brota de la pluma o más bien del teclado, (como él dice) del director de esta singular asociación promotora de, “ideas y dinámicas capaces de nutrir la imagen de Casa Cuba” (1)  El texto en particular se titula “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones y la confianza en nosotros mismos”. Dejemos, entonces a su autor y jefe del Laboratorio de Ideas (Cuba Posible) Roberto Veiga González se presente:
“… tengo muy buenos amigos en Estados Unidos, en América Latina y en Europa, con los que comparto el compromiso por el presente y el futuro de Cuba… poseo una relación muy cordial con Carlos Saladrigas(2)  y con Arturo López-Levy… los más visibles, porque tengo relaciones con mucho otros y… estas redes de amigos están en fase de ampliación y consolidación…  Cuba Posible recibe apoyo financiero del extranjero, de las mismas instituciones que colaboran con círculos importantes de la institucionalidad del gobierno cubano… no pretendo ser un opositor político, ni deseo convertir a Cuba Posible en un partido político…aseguro que si en algún momento lo estimara pertinente me opusiera a cualquier gobierno e integrara el partido político que estime oportuno –siempre, sin comprometer a Cuba Posible y a sus colaboradores-, aunque ello fuera ilegal y me trajera graves consecuencias”(3)

Son sus palabras, se podrán imaginar los lectores de este post que el director del “Laboratorio de Ideas”  o “Cuba posible” no va   a granjearse  el afecto ni el respeto de la mayoría del pueblo cubano ni de los intelectuales revolucionarios, que son parte de este, y mucho más si conocen que ha declarado a una agencia de prensa extranjera que el objetivo de la organización de pensamiento y acción que dirige y que el mismo creó es el pluripartidismo y promover el cambio de régimen en Cuba(4).  Simplemente falta la densidad política para que los cubanos apoyen un proyecto que supuestamente quiere el bien de los cubanos pero que en esencia es “más de lo mismo” en lo que se refiere a la nueva política del imperialismo.

Asi se ve en el trabajo mencionado “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones…” en el que entre otras cosas ataca desproporcionadamente a Iroel Sánchez(5)  y lo amenaza con un léxico nada culto. Pero habida cuenta del autor del texto estoy casi seguro que los “sueños y aspiraciones” que no quiere que arruinen, es decir sus sueños y aspiraciones no son los mismos sueños que los de la gente de mi barrio.

Estos señores simplemente sueñan con el poder,  con más viajes a los Estados Unidos o a Europa,  por quien va a financiarlos si WOLA (una ONG estadounidense montada en la misma cuerda de la política de Obama de “derechos humanos, democracia y cambio de régimen) no pudiera volver a financiar la “excursión” de la jefatura de este singular laboratorio, o sueñan con banquetes con suculentos manjares, o como ser más eficaz reclutando a intelectuales para su organización.

Así lo imagino, a partir del conocimiento general de su historia.
También supongo que la media, aritmética o socioeconómica, de la gente de mi barrio sueñe con otras cosas: puede ser con alcanzar papas en el puesto, o que rebajen aún más los precios en las TRD y en el mercado estatal liberado, o que le aumentan los salarios y otros ingresos o las dos cosas a la vez (algo difícil) ,  o que se van a cumplir de inmediato  los programas y decisiones del VII Congreso del Partido y que no va a faltar el agua, o sueñen que se resolvieron todos los problemas de la escuela de sus hijos y que no se va a dar ningún caso de dengue o de Zika.

Es posible que los que tenemos que botar la basura a dos cuadras (porque los “merolicos” se robaron el contenedor para hacer productos con el inexcusable pretexto de que no tienen un mercado que les asegure la materia prima) soñemos con que Comunales nos asigne un nuevo contenedor. Solo “supongo” como dice Silvio Rodríguez, pero parado sobre un piso de objetividad y por no estar relacionado con grandes personajes ricos de la fauna contrarrevolucionaria y antipatriótica de Miami.

Parafraseando, o más bien parodiando a Marx “soñamos como vivimos y deseamos vivir”.
Este autor comienza el mencionado artículo dibujando una situación en Cuba tenebrosa, rayana en escatológica. Afirma que Cuba vive un momento grave de su existencia, que sufrimos una crisis (que dice que va a explicar pero no lo hace aunque ladinamente utiliza a Fidel Castro y a Raúl Castro para supuestamente probarlo) y que “todos tenemos la obligación de sacar al país de esta crisis y redimensionar el modelo social, económico y político que debe sostener a la República(6).   Bueno, lo primero no se reconoce como él lo plantea y lo segundo es lo que se está haciendo aunque le llámanos “Actualización” que postula la construcción del socialismo sobre la base de nuevos conceptos y acciones.

En el barrio donde se trabaja, se vive y se sueña diferente a como trabaja, vive y sueñan estas personas, el problema de la crisis se contempla de otra manera. A pesar de las dificultades materiales y de valores que agobian a la mayoría de los cubanos no creo que sentimiento tremebundo y pesimismo fundamentalista sea el sentimiento que prevalezca entre la gente. He escuchado varias veces a los vecinos hablar en pasado del período especial. Me han dicho “cuando estábamos en período especial”.

En los 90 sí soportamos una crisis económica que impactó no solo la economía sino toda la sociedad y cuyos estragos o consecuencias aún sufrimos los cubanos, pero eso no lo resolvemos transitando hacia el capitalismo en cualquiera de sus modalidades.

Además la situación no es la misma y en la actualidad tenemos más derechos humanos asegurados que en los Estados Unidos y la economía crece en el quinquenio el 2,8 %, que es insuficiente para sostener el desarrollo, pero es superior al de América Latina.

La tasa de desocupación en Cuba, alrededor del 3 % resulta muy inferior a la de los EEUU y el salario medio se incrementó de 448 en 2010 a 688 pesos en 2015 y ese año la tasa de mortalidad infantil fue de solo 4,3 por cada 1000 nacidos vivos, mucho más baja que en los países industrializados que tanto se jactan de tener asegurados los derechos humanos.

El Estado ha erogado varios miles de millones de pesos para subsidiar a personas con bajos ingresos para que mejoren sus condiciones materiales de vida y los bancos estatales han emitido créditos también mil millonarios para estas necesidades y para capital de trabajo del sector privado.
Estos y otras cifras que se pueden añadir contrastan con “la crisis de Cuba Posible” donde  se atreven a decir que “la responsabilidad de la crisis actual ha sido de casi todos”. No sé si se excluyen de la responsabilidad pero parece que en el “casi todos” estamos la mayoría de los cubanos, por supuesto no aparece el bloqueo económico de los EEUU, ni la guerra mediática subversiva, ni la Ley de Ajuste Cubano, la política  de Pies Secos y Pies Mojados y de “paroles” ni las agresiones.

Según la apreciación del “laboratorio de ideas” tenemos la misma responsabilidad los trabajadores honestos que los deshonestos (los menos pero existen), los que apoyamos el socialismo y los que tratan de minar sus bases sociales e ideológicas, los patriotas y los anexionistas, los que viven de su trabajo y los que viven del financiamiento de organizaciones estatales y civiles de los Estados Unidos. Todos o casi todos con más o menos participación somos responsables de la crisis de Roberto Veiga. ¡Eso sí es democracia!

Sinceramente creo que la responsabilidad de la crisis que ellos presuponen no hay que buscarla del lado de los trabajadores y sus dirigentes, sino del lado de los que durante más de cincuenta años han agredido al pueblo cubano y los que desde dentro les han apoyado.

En otro post continuaré con este ejercicio intelectual o de ideas, porque el convite a pensar y reflexionar como mejorar nuestra Cuba y añado nuestro socialismo debe ser plural. En eso concuerdo con los estatutos del Laboratorio de ideas (Cuba posible) aunque lo plural para ellos no tenga el mismo significado que para los revolucionarios cubanos.

Esta tarde, si me encuentro con el joven del puesto de viandas, le voy a una dar respuesta mejor, creo que se la debo.

(1) “Quienes somos” de Documento programático  de “Cuba posible. Internet.
(2)Carlos Saladrigas es copresidente del Cuba Study Groupy uno de los promotores más activos de la nueva política de EEUU hacia la Isla implementada por la administración Obama. Estrechamente vinculado a la ultraconservadora Heritage Foundation de Washington y al senador Marco Rubio. Ellos lideran la política más conservadora que obstaculizan las relaciones entre Cuba y EE.UU.

(3)  Roberto Veiga. “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones y la confianza en nosotros mismos”, publicado  en su blog  Cuba Posible.
(4) “Yo tengo una opinión personal a favor de una Cuba pluripartidista. Nuestro proyecto quiere facilitar esto y contribuir a la serenidad en el proceso.”(…) “Cuba Posible promoverá el “cambio transicional” . Citado por Iroel Sánchez que se refiere a declaraciones de Veiga a Reuters solo publicada en inglés .Iroel Sánchez  El corrimiento “al centro”, again. https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/04/29/

(5)Iroel Sánchez dirige el  blog “La Pupila Insomne “. En sus  artículos defiende el socialismo en Cuba y se opone a los que desde posiciones supuestamente progresistas, democráticas, etc, se oponen al  proyecto de la Revolución Cubana y  a la dirección de su Partido Comunista. Ha criticado con la debida fundamentación fáctica los artículos de Roberto Veiga.

(6) Roberto Veiga “No dejemos que arruinen los sueños, las ilusiones y la confianza en nosotros mismos. En Cuba posible.”

Acerca de jmanuelr

Universidad de Sancti Spíritus ¨José Martí Pérez¨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *