Ajiaco

Cómo fue descubierta una red que traficaba armas escondidas en cajas de baterías desde Miami a Venezuela

Armas incautadas. Derechos de autor de la imagen Getty Images

Boris Miranda – @ivanbor BBC Mundo, Miami

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39122642

Todo comenzó con 25 cajas vacías de batería recién llegadas al aeropuerto de Miami.
Los agentes de aduana las vieron tan sospechosas que empezaron a investigar lo que resultó ser una red que traficó ilegalmente armasdesde Estados Unidos hacia Venezuela al menos desde 2013.
A la justicia estadounidense le costó casi un año de investigaciones y operativos descubrir a un grupo de venezolanos que transportó fusilesde guerra, pistolas, cargadores y decenas de miles de municiones através de vuelos comerciales y barcos desde el sur de Florida.
Quiénes son los superpropietarios que tienen arsenales de hasta 140armas en Estados Unidos
En febrero, tres personas se declararon culpables y esperan sussentencias, y otros cinco fueron acusados y son reclamados por lajusticia de EE.UU.
Louis Casuso, abogado de uno de los tres venezolanos detenidos, leaseguró a BBC Mundo que es en ese segundo grupo de cinco que seencuentran los “verdaderos líderes y organizadores” de la red de tráficode armas.
“Ellos son los peces gordos. Ellos están mucho más involucrados y sonmás importantes porque están relacionados con envíos anteriores mucho mayores”, afirmó el letrado.
Miami es considerado por expertos como uno de los mayores puntos detráfico ilegal de armas para Centro y Sudamérica por su intenso flujoaéreo y marítimo, además de las permisivas normas de acceso a armamento en el estado de Florida.
El mes anterior, por ejemplo, el gobierno de Evo Morales informó deldecomiso de 75 armas de grueso calibre que salieron desde Miami eingresaron a Bolivia.
Maracaibo-Miami-Maracaibo
El 16 de abril del año pasado, agentes de aduana en la zona de carga del Aeropuerto Internacional de Miami decidieron abrir el cargamento”sospechoso”.
Se trataba de “25 cajas de baterías para autos con residuos depegamento, partes modificadas y papel carbón”, según la declaraciónjurada del agente de la división de Seguridad Nacional de la Policía deInmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) Elvis Corrales,quien estuvo presente aquel día.
Ese envío llegó desde Maracaibo con destino al domicilio de unacolombiana en el barrio miamense de Kendall.
La peculiaridad del contenido del cargamento provocó que la división deSeguridad Nacional del ICE optara por hacerle seguimiento.
Para no perder detalle de lo que podía suceder con las cajas de bateríade auto que ingresaron a Miami en abril, según el agente Corrales, ladivisión de Seguridad Nacional del ICE  apeló al uso de cámaras devigilancia.
Así fue como detectaron que dos individuos, José Gutiérrez Morales yAlfredo Montilla Hernández, transportaron las armas que debían serenviadas a Venezuela hasta el domicilio de Kendall.
En varios viajes, los dos venezolanos llevaron cinco rifles de asaltoAR-15, ocho pistolas, 23.500 balas y 19 cargadores de alta capacidadpara armas largas.
Medio año de vigilancia
Seis meses después del ingreso de las cajas de batería a Miami y elinicio de las labores de vigilancia, la justicia estadounidense dio suprimer golpe.
Fue el 21 de octubre de 2016, día en el que Gutiérrez y Montilla fueron arrestados.
En su declaración ante un juzgado de Miami, el agente Corrales señalaque el arresto se produjo después de que los dos individuos intentaronenviar el armamento “escondido dentro de las mismas cajas de batería que llegaron en abril de 2016”.
Los dos venezolanos habían entregado el cargamento en una compañía de transporte marítimo llamada Conavenca.
“Agentes (de la División de Seguridad Nacional) con la ayuda de lapolicía del condado de Miami Dade y la Oficina de Aduanas y ProtecciónFronteriza de Estados Unidos alcanzaron a Gutiérrez y a Montilla en unvehículo Hyundai gris y los pusieron bajo arresto. Se encontraron dospistolas, 4 rifles de asalto AR-15 y 1.721 balas en el Hyundai”, señalóCorrales.
El reporte del agente especial añade que ambos reconocieron queintentaron hacer llegar las cajas de batería cargadas con armas rumbo aVenezuela a través de una compañía de cargo marítimo.
¿Quién es quién?
José Gutiérrez Morales: el 21 de octubre transportó las cajas de    batería cargadas con armas y munición del domicilio en Kendall a una    empresa de cargo marítimo. El 24 de junio, junto a otros    investigados aún no detenidos y cuyos nombres no fueron revelados,    logró enviar por mar dos rifles y aproximadamente 15.000 balas    dentro de generadores eléctricos a Venezuela. Fue arrestado después    del episodio de octubre y se declaró culpable en febrero.   Alfredo Montilla Hernández: colaboró con Gutiérrez en el traslado    del armamento a una compañía que realiza envíos en barco. Fue    arrestado después de hacer la entrega, el 21 de octubre. Reconoció    culpabilidad en febrero y su sentencia será dictada en abril.
Abrahán Aguilar Sánchez: en mayo de 2016, mientras ingresaba a    Estados Unidos, fue separado del resto de los viajeros en el    Aeropuerto Internacional de Miami. Se detectó en su celular el    número de teléfono de Ener Soto, la persona que envió las cajas de    batería en abril y acusado por otros envíos de armas de Estados    Unidos a Venezuela. En junio de 2016 fue a recibir a José Gutiérrez    en la terminal aérea de Miami. Gutiérrez señaló como lugar de    residencia en Estados Unidos a la dirección de domicilio de Aguilar    en Miami. Aguilar fue arrestado el 1 de diciembre intentando viajar    de Miami a Maracaibo. Se declaró culpable en febrero de 2017.

El tercer arrestado
El 1 de diciembre de 2016, Abrahán Aguilar Sánchez fue detenido en elAeropuerto Internacional de Miami.
El ciudadano venezolano intentaba salir de Estados Unidos y viajara su país cuando agentes del ICE impidieron que subiera al avión,de acuerdo al expediente de su caso instalado en la Corte Federal delDistrito Sur de Florida.
Después de una revisión de su teléfono celular, los agentes de seguridadestablecieron que tenía contactos con los dos arrestados anteriores ycon al menos uno de los cinco “peces gordos” que supuestamente coordinanla red.
Dos meses después, en febrero de este año, los tres venezolanos sedeclararon culpables ante una Corte Federal en Miami por intento detraficar de armas.
El abogado de Aguilar, Louis Casuso, señaló a BBC Mundo que su defendidoespera la lectura de su sentencia para el 24 de abril.
“Él se declaró culpable al igual que otros dos venezolanos investigadospor el mismo caso”, señaló el letrado.
La acusación en contra de Aguilar, a la que accedió BBC Mundo, lo señalacomo parte de un grupo de venezolanos que intentó enviar armamentodentro de cajas vacías de batería.
“Aguilar declaró que sabía acerca de las cajas vacías de batería y elintento de exportar armas y municiones”, señala el reporte del casoelaborado por el agente especial de Seguridad Nacional del ICE ElvisCorrales.
Los jueces que siguen sus casos señalaron en audiencias separadas quelas penas de cada uno pueden variar entre cuatro a diez años y podránser deportados después de cumplir sus condenas.
Los cinco “peces gordos”
Las investigaciones establecieron que el caso de las cajas de bateríaestá vinculado con envíos anteriores de armas que datan de 2013.
Por estos delitos, la justicia estadounidense acusó en febrero de esteaño a cinco personas más.
Se trata de Ender Enrique Soto Hernández, Ender Alberto Soto Hernández,Luis Antonio Urdaneta Pozo, Wilmer Hinestroza Pereira y Alcibiades deJesús Palmar Narváez.
El abogado Louis Casuso señaló que Urdaneta fue arrestado en Orlando enlas anteriores semanas y se sabe que los hermanos Soto Hernándezpermanecerían en Venezuela.
“Eso complica el caso puesto que no hay tratado de extradición vigenteentre EE.UU. y Venezuela”, señaló Casuso.
Los cinco nuevos acusados están señalados de realizar acciones ilegalesde tráfico de armas desde aproximadamente febrero de 2013 hasta octubrede 2016.
Los venezolanos lograron transportar, según la justicia estadounidense,decenas de miles de balas y armas de fuego de diverso calibre.
Los envíos se realizaron a través de vuelos comerciales, escondiendo elarmamento en los equipajes, dentro de generadores eléctricos alterados ycajas vacías de batería.
El portal de investigación sobre crimen organizado Insight Crime,citando un reporte de la organización independiente Gun Policy, indicaque en Venezuela existen 2,7 millones de armas ilegales aproximadamente.
Venezuela es el segundo país de Sudamérica con mayor cantidad de armamento ilegal después de Brasil.
Miami, puerto de salida
Florida es considerado uno de los estados con mayor permisividad en loreferido al acceso a armas de fuego.
La abogada del Centro Legal para la Prevención de la Violencia con Armasde Fuego (LCPGV, por sus siglas en inglés), con sede en San Francisco,Laura Cutilletta, le explicó a BBC Mundo que esto se debe fundamentalmente a que Florida no tiene reglamentada la revisión de losantecedentes de los compradores de armas.
Puerto de Miemi Derechos de autor de la imagen Getty ImagesImage caption Por su enorme flujo aéreo y marítimo, y la permisividad ensus normas, Florida es considerado por expertos como uno de los mayorescentros de tráfico ilegal de armas en Estados Unidos.
“En Florida prácticamente no se sabe quién está comprando armas y es unescenario ideal para llevar armas del mercado legal al mercado ilegal”,explicó la experta de la organización independiente.
Cutilletta añadió, además, que la ausencia de revisiones de antecedentespermite que contrabandistas estadounidenses y extranjeros hagan negocioscon armamento sofisticado.
Otros de los factores identificados por el Centro Legal para laPrevención de la Violencia con Armas de Fuego que vuelven a Florida unaplaza para el tráfico ilegal de armas es que los compradores puedenacceder a grandes cantidades de armamento en corto plazo.
Cutilletta añadió que todo lo contrario sucede en California, porejemplo, que tiene frontera terrestre con México, pero donde la revisiónde antecedentes está normada para cualquier transacción relacionada conarmas.
Desde el sur de Florida parten barcos cargados con decenas decontenedores todos los días rumbo a la mayoría de los puertos de Sudamérica.
Y la justicia acaba de demostrar que en algunos de ellos viajaron armasa Venezuela, camufladas entre generadores eléctricos y cajas vacías debatería.

Acerca de jmanuelr

Universidad de Sancti Spíritus ¨José Martí Pérez¨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *